viernes, 28 de septiembre de 2012

EL CAMINO INICIÁTICO EN LOS ANDES


LA INICIACIÓN, camino por el cual se accede a un conocimiento superior; ha sido siempre resguardado por las culturas más "puras", aquellas que nunca contaminaron su "saber" ni con el paso del tiempo, ni con las colonizaciones de la civilización, ni con la pseudo evolución socio-cultural.
Tal es el caso de las culturas excepcionales como la Atlante, la Egipcia, La Esenia, la Griega; como base de todas las que se manifestaron posteriormente.
Pues, no hay que olvidar, que las comunidades pre incaicas tienen mucha similitus entre sí, y con las tradiciones egipcias.

Y nuestra tierra, aún muy fértil, nunca será la excepción; al contrario, está magnetizada por las energías y vibraciones de una corriente telúrica rica en potencialidades exquisitas a ser explotadas a través de un "saber", de un "conocer" y de un "hacer" a niveles muy altos, propios de iniciados y adeptos.

Pero este conjunto de conocimientos no son nuevos, fueron resguardados por el alto sacerdocio de las comunidades antiguas conocedoras de la cosmogonía cuyos fenómenos científicos estuvieron al alcance de su comprensión, conocimientos y sabiduría.

Ahora, pretendemos rescatarlos, porque es para nosotros menester y una alta prioridad, tomar consciencia de la alta relevancia que posee nuestro espacio geográfico, y la fuerza y poder que esotéricamente demandan, así mismo, altísima responsabilidad.

Los iLuminados de los Andes, somos un grupo de hombres y mujeres con altísimo valor espiritual, amantes del progreso tanto humano como social y cultural, que ha trazado una misión esotérica y exotérica muy precisa:

- Rescatar el esoterismo de nuestros ancestros, con toda su Espiritualidad y Ciencia.
- Aportar al desarrollo de nuestra comunidad con un nuevo enfoque de preparación y acceso al conocimiento.
- Velar por el desarrollo metafísico que aportará dicho conocimiento. Y que definitivamente influye en todos los planos de lo Físico, Alma y Espíritu.

En resumen, somos un grupo de guardianes prestos a entregar nuestras vidas por estos principios.
Y nuestro Misticismo está basado en la Magia que encierra la historia de nuestro asentamiento geográfico, pues estamos llenos de sitios cuyo aporte energético al planeta es trascendental y mucho más importante de lo que actualmente se puede dimensionar.

Somos Teurgos, poseedores de la Piedra Filosofal, grandes Alquimistas y agentes catalizadores y canalizadores de la gran fuerza magnética que recorre nuestro asentamiento y que está destinada a ser manifestada para todos; esa, es nuestra más alta responsabilidad.